Os voy a contar la experiencia de un proyecto fallido con la intención de que no cometais los mismos errores.

Nuestro objetivo fue crear una app que sirviese a diferentes ayuntamientos como herramienta digital en su día a día. El objetivo era que fuese escalable, es decir, que una sola herramienta funcionase con varios ayuntamientos. Sabíamos que en el diseño visual necesitaba tener una personalización adaptándose a la identidad de cada ayuntamiento.

 

udalapp

¿Pero qué pasó? ¿Cuáles fueron nuestros principales errores?

  1. Lo primero fue que pese a entrevistarnos con varios posibles usuarios de la app, solamente nos entrevistamos con una muestra muy pequeña de los posibles clientes. Aunque en las conversaciones pudimos detectar necesidades que tenían en su día a día dimos un salto de gigante en crear un producto para esta necesidad tan particular.
  2. Lo segundo fue que desarrollamos un producto final muy elaborado. Invertimos muchísimas horas en crear un diseño con una usabilidad contrastada y además, lo desarrollamos y estaba listo para funcionar. Seguimos el proceso tradicional industrial, primero creamos un buen producto y después salimos a vender. Y pasó que aunque la necesidad existía los ayuntamientos habían encontrado una solución casera pero efectiva. Y no necesitaba invertir en nuestro producto digital.

error ux startups

 

La solución hubiese sido crear un producto mínimo viable, es decir, algo que que servía para para enseñar nuestra propuesta de valor pero que nos hubiese llevado poco tiempo desarrollarlo. De esta manera si nuestra idea no encajaba con los intereses del ayuntamiento podríamos haber modificado nuestra propuesta de valor de una manera mucho más ágil.

Lo importante no es fallar, sino aprender de los errores para no volverlos a hacer.

Gracias por leer este artículo. Si te ha parecido interesante no dudes en comentarlo y compartirlo.